”facebook” ”twitter” ”email” ”youtube” ”soundcloud”     

domingo, 21 de julio de 2013

Canarias

Hace poquito llegué de Canarias y... ¿Qué puedo decir? pues que fueron unos días increíbles. Además de todo lo que viví tuve la oportunidad de reencontrarme con una persona muy especial, que además está bastante presente en mi libro, aunque imagino que sólo los que la conozcáis podréis identificarla. Para dar una pista, puedo decir que es quien me hizo saber que las casualidades no existen... ¿lo dudáis? en mi caso no.

Por si fuera poco, mi primer libro "Nadie dijo que fuera fácil. Cómo afrontar un Linfoma de Hodgkin" fue muy importante en la vida de una persona, la cual se puso en contacto conmigo hace años, y desde entonces hemos seguido en hablando por Internet. Cuando yo estaba terminando "Siempre que llovió, paró" esta chica me animaba un montón, pues estaba deseando leerlo y a mí con ello me daba fuerzas para escribir y seguir adelante con mi libro hasta convertirlo de un proyecto en algo real. Hace unos días, nos vimos por fin y descubrimos con alegría que hablábamos como si nos conociéramos desde siempre. 

Muchas gracias a las dos, por hacerme sonreír cada vez que pienso en Gran Canaria.



Os dejo un par de fotos de las que saqué allá. Cuando Sr. Nadie compuso la canción "Alicia" inspirado en mi primer libro, su letra decía "quiero volver a ser la niña que fui, salir de aquí... y ver el mar". Estas fotos demuestran que lo conseguí. 

domingo, 7 de julio de 2013

Nuevo vídeo: estrenamos la tercera parte de la serie "Siempre que llovió, paró"

Acá os dejo la tercera parte, no sin antes agradecer de nuevo a los participantes su colaboración. Espero que os guste.



...y los dos anteriores, por si alguien no los vio. ¡¡¡Gracias a todos de nuevo!!!


PD: Si queréis salir en el próximo podéis enviarme vuestros vídeos a www.aliciaricoforte.es

martes, 2 de julio de 2013

Presentación de "Nadie dijo que fuera fácil". Murcia, mayo 2008



Ahora que estoy con las presentaciones de "Siempre que llovió, paró", no puedo evitar volver la vista atrás y recordar las de mi primer libro: "Nadie dijo que fuera fácil. Cómo afrontar un Linfoma de Hodgkin". Aquí os dejo dos vídeos de esa época.

lunes, 1 de julio de 2013

Mis impresiones sobre la presentación en Águilas

Estoy muy contenta con mi presentación del sábado. No me puedo quejar, las tres que he tenido han sido muy especiales. De las de Murcia y Yecla ya os hablé, así que ahora le toca el turno a la tercera, allá voy:
En esta ocasión me presentó Virginia Romero Abenza... ¿Qué puedo decir de ella? pues que estuvo increíble. Sacó las palabras del corazón, de lo más dentro de su ser, y en lugar de limitarse a tratar la temática de mi libro de forma superficial o lineal, profundizó sobre sus emociones y sensaciones, contándonos lo que había sentido al leer el libro. El público estaba muy atento, y yo no me podía sentir más orgullosa de tenerla como una de esas personicas especiales de mi vida. Muchas gracias Virginia... ¡Te quiero un montón!
Para acabar el acto llegó un momento mágico, en esta ocasión de la mano de un gran músico: Emanuel Menta (que es además mi gran amor). Contábamos con un piano de cola en la sala, y aprovechó para tocar dos temas: "Kiss from a Rose" de Seal y una versión muy especial del "Vals de Amelie". Mientras tocaba la primera yo estaba apenada, pues desde mi posición no podía verle bien, así que una idea pasó por mi mente y menos mal que la aproveché: Me puse en pie y les dije a todos "Seguidme, vivamos la música más de cerca" y me coloqué junto al piano. Todos se levantaron, rodearon el piano de cola y juntos pudimos sentir de cerca cómo Emanuel vive la música, todo lo que transmite al tocar. Cuando terminó, el aplauso era tan fuerte que las paredes parecían retumbar y corrí hacia él para darle el abrazo más grande del mundo.  



Gracias de nuevo a todos los asistentes, y también a todos los que no pudisteis venir pero que desde lejos os sentíais un poquito allí. Gracias por creer en mí, me dais fuerza para seguir escribiendo.


Pd: Esta foto me la hicieron al salir, junto al cartel de mi presentación... ¿Se nota mi carilla de felicidad?